“El efebo Narciso, fue trasformado en Flor al quedar hechizado por su propia belleza”.

El pasado 30 de enero Cristiano Ronaldo salía derrotado del Reino de Navarra, “”El ambiente fue fatal. Ha sido como una batalla. Quien manda en el fútbol tiene que ver lo que ha pasado hoy porque no es bueno para el espectáculo ni para los niños que disfrutan del fútbol” dijo con el nerviosismo del perdedor que asimila las derrotas.

El joven Cristiano, al igual que Narciso parece haber quedado absorto al contemplar su propia belleza, lo que Cristiano, no sabe, o no parece saber, es que cuando caiga en su lugar no crecerá una flor que lleve su nombre. (más…)