En cada casa hay un cuadro ladeao”; decía mi abuela al conocer la mala vida del hijo de una vecina o de unos parientes.

Nuestro cuadro “ladeado”, nuestra macula, es nuestra “prima”, la “prima de riesgo”, ese sobre precio que exigen los inversores por comprar la deuda de un país, frente a la alemana, cuyo precio es la referencia por considerarse la más segura.

(más…)