Artículos con la etiqueta: declaraciones

Han traspasado la línea roja”. Dice el Sr. Mas al bajarse del helicóptero que le ha permitido evitar el sonrojo de cruzar la multitud a la que pretenden quitar un poco de educación, un poco de sanidad y unos pocos subsidios,  para que el Sr. Mas pueda ir en helicóptero cada vez que se sienta amenazado o simplemente incomodo.

Una diputada exhibe una cara gabardina manchada con spray, como una agresión intolerable, como un atentado contra los pilares de la democracia el mismo día que se dispone a votar recortes en políticas sociales.

(más…)

Quienes ahora frecuentan la tabernas con sus delgadas anatomías, sus gafas de pasta, y  sus pelo de Playmobil. Esos modernos que en lugar de raciones piden “Tostas” y vez de beber cañas toman “cañitas” con sus camisetas de Camarón un día, del Ché o de adidas al siguiente, al fin y al cabo, esos rostros se quedan en logotipo insinuando que descuidan su higiene personal a la vez que se acicalan con los más caros perfumes . Las que toman “vinitos” con faldas de faralaes y camisetas de tirantes mientras cuelgan del perchero su chaqueta de punto y sus cariocas. Todos estos que llenan sus discos duros de “Flamenkito” y reverencian “la leyenda del tiempo” aun sin haberlo oído entero en la mayoría de los casos, éstos no hace mucho veían en el flamenco algo rancio y caduco, la españolada, lo triste, la caricatura, el sketch de martes y trece de un treinta y uno de diciembre. Son los mismos que hoy  repasan los armarios de los abuelos buscando faldas, chaqueta y chalequillos, aros para sus orejas, y algunas  medicinas.
(más…)


“El efebo Narciso, fue trasformado en Flor al quedar hechizado por su propia belleza”.

El pasado 30 de enero Cristiano Ronaldo salía derrotado del Reino de Navarra, “”El ambiente fue fatal. Ha sido como una batalla. Quien manda en el fútbol tiene que ver lo que ha pasado hoy porque no es bueno para el espectáculo ni para los niños que disfrutan del fútbol” dijo con el nerviosismo del perdedor que asimila las derrotas.

El joven Cristiano, al igual que Narciso parece haber quedado absorto al contemplar su propia belleza, lo que Cristiano, no sabe, o no parece saber, es que cuando caiga en su lugar no crecerá una flor que lleve su nombre. (más…)