Robar, apropiarse de algo contra la voluntad de su dueño.

Ladrones. De antifaz y trabuco, de media en la cara y recortada, de chaqueta, gomina y corbata. amigos de lo ajeno que detraen con violencia lo que no les pertenece. La recaudación de una farmacia, la cartera de una anciana, los ahorros de una vida.

Hubo un tiempo en que robar era tan simple como coger lo que a uno no le pertenecía, y quizá siga siendo así de simple aunque los poderosos inventaran otros nombres para salir impunes. Sus alzamientos de bienes, sus apropiaciones indebidas, sus malversaciones … solo son eufemismos que dejan sin castigo al que roba el monte y condenan a las rejas al que roba la gallina.

Para robar ya no hay que mancharse las manos, ni arremangarse, taparse la cara y jugarse la libertad. Basta con trepar un poco, manejar la impostura y la felonía hasta alcanzar el despacho adecuado en un banco, en un ministerio. Basta con reptar por las listas de un partido hasta la Concejalía adecuada, aquella que ordena el territorio o decide los gastos. Basta con esto para conseguir un botín mayor que la fianza que te sera impuesta, para asegurarse la escolta en la entrada a los juzgados, el acuerdo con el fiscal, el veredicto de no culpable.

Bendito trabuco y bendito potro. Bendita recortada y bendito 124. Ellos solo nos robaron la migajas. En los maletines iban nuestros ahorros,  debajo de la gomina y las corbatas ya no quedaban valores ni vergüenza, altivos ladrones que nunca tendrán la condena que merecen, la flagelación que padecen los ladrones decentes.

Las televisiones nos enseñan continuamente imágenes de prehistóricos países en los que las fuerzas del orden reprimen a las masas con varas pastoriles por calles sin asfaltar, donde se mezclan el polvo y la sangre en un espectáculo atávico y ancestral.

Países de déspotas gobernantes que hacen ostentación de la riqueza ante su pueblo empobrecido. Dictadores excéntricos.  Países atrasados. Cavernícolas.

Es posible que en esos países incluso se practique la tortura, ya sabe, aquello tan antiguo de causar daño ya sea por medio de artefactos o sin ellos y sin el consentimiento de la víctima. El martirio, el tormento, establecido y amparado por los poderosos.

La tortura supone una de las flagrantes violaciones de los derechos civiles, ha sido reconocida por la doctrina internacional como delito de lesa humanidad, fue prohibida por la Declaración de los Derechos Humanos , en su artículo 5, “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”.  En 1966 la tortura fue incorporada como una violación grave a los derechos humanos, y de sanción obligatoria para los Estados, en el Artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y la pasada semana el Gobierno Español nos hacia retroceder varios siglos indultando a cuatro mossos condenados por torturas a un detenido.

Nuestros socios, tan preocupados por los recortes se enrocan en un silencio cómplice e intolerable. Son los mismos que ponían palos en las ruedas para que países como Turquia se aplicaran en respetar los derechos humanos si querían entrar en el selecto club de Europa.

En estos tiempos donde la gente se mueve y se preocupa se necesitan torturadores, que los de la mano dura sepan que están cubiertos hasta los más barbaros de sus desmanes.

Sepan ustedes que desde la semana pasada viven en un país más atrasado, más cavernícola, más injusto, más sucio y mas indigno.

La cosa se ha puesto dura. Solo tendrá un problema quien salte al vacio. El listón está ya demasiado alto. El titular de periódico, el minuto de televisión se ha puesto demasiado caro y se paga con la vida.

Mónica no había dejado de temer a los monstruos que salían de su armario cuando los ogros y las bestias ya la acosaban en los pasillos, la hostigaban en los parques. Los depredadores la acorralaron con la fuerza y la cobardía de la manada. El colegio, el autobús o el parque fueron tomados por las fieras y nunca encontró un asidero salvador.

Después del salto. Llegaron todos. La  Consejera, el Concejal y el alcalde prometiendo medidas con la boca y recortando con sus manos. Y al olor de la sangre aparecieron también los necrófagos matinales de las televisiones , a por su ración de muerte y de carroña.

Hablarán de castigo, pedirán el linchamiento publico y televisado, mientras repiten una y otra vez los rostros desencajados de los familiares, los cabezas cubiertos por chaquetas de los verdugos al llegar a las comisarias o planos absurdos de un charco de sangre.

La Ley Orgánica de responsabilidad penal del menor, vino a sustituir en el año 2000 a una ley del siglo anterior con rasgos medievales, tremendamente punitiva que se había mostrado  completamente ineficaz, pero ustedes no oirán hablar a las damas catódicas de la mañana y su cortejo fúnebre de prevención y educación , solo están aquí para pedir expiación y venganza. Para exprimir al verdugo, a la víctima y a sus familiares.

No se dejen engañar. Ana Rosa solo entra en su salón para asustarla con escabrosas excepciones que pretende convertir en norma, no realiza ninguna labor social. Susana Griso no es el azote de Pederastas y acosadores, solo quiere devorar el dolor de sus familias, unos planos de la sangre de los mártires y  fotos de  menores sin rostro para decorar el fondo de su aberrante y decadente circo matinal.  

Cuando los esclavos de los buitres vinieron a llevárselo todo, Amaia, abrió la puerta y decidió disponer libremente de lo único que iban a dejarle. Su propia vida.

Abajo los perros uniformados al servicio de los codiciosos se encargaban de que nadie entrara a auxiliarla, velaban celosamente por el cumplimiento de la sentencia.

El banco llegó tan lejos como le permitieron los políticos; los pretéritos y los actuales, cómplices de la usura , engordados a la sombra de los financieros, cazando en sus fincas y dorados en las proas y en las popas de sus yates. Poniendo a su servicio a los gendarmes para descerrajar la puerta, empaquetarlo todo y empujar al deudor  por las escaleras.

Los cómplices necesarios, en su desfachatez infinita acuden a los funerales y se ofrecen a remendar lo que impunemente rasgaron.

Amaia no fue la primera, antes saltaron otros, pero quizá aquel día Cristiano Ronaldo cambió de peinado o un electricista robó un libro en alguna iglesia. O quizá la familia lo disfrazó de accidente por vergüenza, o tal vez como José Luis en Galdakano no lo consiguieron .

Nuestro código penal en su artículo 143 condena aquel que induzca al suicidio de otro o al que coopere con actos necesarios al suicidio de otra persona. Piensen detenidamente en esto durante unos minutos.

La  declaración de un ministro llamando a la españolización de colegiales, es aberrante.  Pero no quiero hablar de lo sabido, de lo obvio.
Este tipo de declaraciones pueden hacernos ver  al nacionalismo español y centralista, como algo rancio, mientras que los nacionalismos periféricos, tuneados y modernos aparecen a nuestros ojos como algo progresista, moderno.
Solo cambia el envoltorio, lo atractivo. Unos han sabido apartarse de los lutos, las capillas y la boina, han rediseñado sus atuendos y acuñados logotipos pero comparten los espacios comunes de las banderas, los limites y el proselitismo.

Leer más »


Si entendemos la violencia como un tipo de interacción humana que provoca un daño o sometimiento físico, psicológico o sexual a un individuo o la colectividad, entonces veo violencia en esta institución del castigo global por los desmanes particulares de quienes se escudan en haber sido elegidos para tener manga ancha durante todo un mandato. Veo violencia en el engaño impúdico de hacer exactamente lo contrario a lo predicado. Veo violencia en el robo con fuerza  de derechos laborales. Veo violencia en sometimiento a viajar de los alumnos rurales. Ellos, necios cortos de vista aunque supuestamente cultos y válidos solo ven la violencia explicita del fuego, los palos y las botas. No quieren ver esa “gota china “ que nos han impuesto, esa vieja tortura mandarina que consistía en inmovilizar al reo de cúbito supino de modo que cayera una gota fría sobre su frente cada cinco segundos.

Leer más »

“Tengo un lugar en mi corazón, para tullidos, bastardos y cosas rotas” . Juego de Tronos.

Volvemos al Medievo, conservamos esa nomenclatura tan políticamente correcta, tan sensible,  y tan ilustrada. Seguimos utilizando el término apropiado de Enfermo mental o discapacitado y desterrando los ultraofensivos loco o tullido. Pero a la vez que mimamos hasta el absurdo el lenguaje despreciamos hasta lo obsceno a la gente, emprendiendo el camino de regreso a Molokai, condenándolos a la filantropía de monjitas, convirtiéndolos de nuevo en tarados, tullidos y atrofiados, en locos y perturbados.

Cada vez que alguien en nombre del ahorro condena, con el cierre de un Centro, a un esquizofrénico a ser cuidado por sus ancianos padres o a fumar compulsivamente en un parque está tirando por la borda siglos de lucha, de estudio y de avances. Cuando alguien condena a un parapléjico de un pequeño pueblo a los cuidados de entregados familiares sin formación alguna, porque no se puede movilizar tanto para una persona desanda el camino. En el momento en que se insinúa que de los enfermos de Alzheimer se encarguen voluntarios o filantrópicas novicias. En ese momento ya no tiene sentido utilizar palabras respetuosas porque se ha perdido el respeto. Si se les trata como en el Medievo, si se les niega la estimulación, el tratamiento y la mejora, y solo se habla de términos como cariño, sensibilidad y voluntariado no tiene sentido desterrar las palabras hirientes.

Leer más »

Clar  se ha tatuado en nombre de Nikki en el pecho, después de que Gina eligiera Nano y comunicaran jackie que pasa de ser florero en plano general a florero en primer plano mientras Pipi, un hombre con nombre de micción y una novia ex meretriz del celuloide, salta para celebrar no se sabe muy bien qué.

Cuando uno tiene mucho tiempo la posibilidad de cometer errores aumenta. Le propongo un ejercicio, sintonice ese engendro que una mente retorcida ha concebido para Telecinco llamado “Mujeres Hombres y viceversa”, apunte en un papel el nombre de todos los tarados que llenan el plató, incluido el señor con nombre de orín. Baje al buzón de su comunidad de vecinos e intente encontrar entre ellos a una Nikki, una Jackie, una Nina, un Nano o un Clar.

Leer más »

La situación desgasta, aburre, termina por afectar a todo. También a la vida propia, a la convivencia. “Anoche salí a recorrer la ciudad, las cosas en casa iban mal”.

“Beber, salir , el rollo de siempre” sé  que no es la solución, seguramente es parte del problema, esta anestesia legal, este estupendo engaña bobos, este liquido del olvido. El caso es que ayer lo solucioné bebiendo, y solucionado se quedo hasta el próximo berrinche. Pero lo que vi no me gusto. “Esta paz huele mal, es la paz de los muertos”.

Leer más »

LA PRENSA. El día en que el cuñado del príncipe recibía el privilegio de salir escoltado en furgoneta de un aeropuerto evitando los molestos arcos, controles , cintas de maletas y por qué no algún posible exabrupto de ciudadanos ofendidos y anti demócratas. Ese día, los periódicos y las televisiones decidieron ceder el protagonismo a gente que robaba carros de comida en un afamado súper- mercado. El robo del siglo.
Olvidaron sus “presuntamente” y sus “supuestamente” que tanto se cuidan de ubicar en el lugar preciso cuando hablan de tramas urbanísticas, de infantas y diputados. Hablaron de asaltantes, de robo, de vergüenza . . .
La prensa, si la podemos llamar así, gusta del escándalo, del espectáculo. Gusta más de unas garrafas de aceite que de unas corruptelas a las que la única imagen a asociar es la de un encorbatado que ni siquiera descompone el gesto porque su impunidad y sus desvergüenza le permiten ser altivo y soberbio.

LOS POLITICOS. No están, se han ido, hace mucho tiempo que sobrevuelan nuestras cabezas, deberían aterrizar o pasará algo grave.

Leer más »