Artículos por categoría: Música

Me dirijo al concierto que Toy Dolls, la banda británica de punk rock formada en 1979, ofrece esta noche en la sala la Riviera de Madrid. Me encanta escuchar música mientras conduzco pero no me gusta ni escuchar al grupo antes del concierto, ni acudir al concierto con una camiseta del grupo que actúa. Me parece una ordinariez. Manías mías.

(más…)

Lo primero que hago cada mañana al levantarme es oir una canción mientras me visto, después paseo un cruce de podenco y labrador con los cascos en las orejas, en el coche el motor y el cd se encienden al tiempo, y en el trabajo escucho música las horas que los administradores de Spotify  y mis obligaciones me dejan.

Fui un Punk muy precoz gracias a las cintas que amigos les cogían a sus hermanos, luego de mi hermano aprendí que “ser algo” en esto de la música es casi siempre un error que empobrece, da igual ser Mod, Punk o Heavy, si te quedas ahí te perderás muchas cosas. De mi hermano aprendí muchas más cosas pero solo por esta ha merecido la pena. (más…)

Quienes ahora frecuentan la tabernas con sus delgadas anatomías, sus gafas de pasta, y  sus pelo de Playmobil. Esos modernos que en lugar de raciones piden “Tostas” y vez de beber cañas toman “cañitas” con sus camisetas de Camarón un día, del Ché o de adidas al siguiente, al fin y al cabo, esos rostros se quedan en logotipo insinuando que descuidan su higiene personal a la vez que se acicalan con los más caros perfumes . Las que toman “vinitos” con faldas de faralaes y camisetas de tirantes mientras cuelgan del perchero su chaqueta de punto y sus cariocas. Todos estos que llenan sus discos duros de “Flamenkito” y reverencian “la leyenda del tiempo” aun sin haberlo oído entero en la mayoría de los casos, éstos no hace mucho veían en el flamenco algo rancio y caduco, la españolada, lo triste, la caricatura, el sketch de martes y trece de un treinta y uno de diciembre. Son los mismos que hoy  repasan los armarios de los abuelos buscando faldas, chaqueta y chalequillos, aros para sus orejas, y algunas  medicinas.
(más…)


Ayer tuve la oportunidad de “disfrutar” de un concierto de Bunbury, esa folklórica del ¿Rock? Patrio. Uno acude a estos eventos por la compañía, porque quien se lo pide bien ganado tiene el esfuerzo y sacrificio del que escribe. Aunque desde mi punto de vista debiera ser indultado ya de semejante martirio, pero este es un asunto que deberé resolver de puertas para adentro aunque como veremos más adelante es complicado hacer entrar en razón a los hooligans que siguen al iluminado cantante .

(más…)